SATSE Castilla y León demanda más recursos y enfermeras para la Atención Primaria de la Comunidad

11 abril 2019

En el Día de la Atención Primaria, el Sindicato de Enfermería, SATSE, en Castilla y León demanda más recursos materiales y humanos para este nivel asistencial en la Comunidad Autónoma, lo que implica dotar con más enfermeras y fisioterapeutas en los centros de salud, menor número de pacientes por enfermera que permita una mejor asistencia, y darle a estos profesionales una mayor autonomía y capacidad de gestión en la toma de decisiones.

SATSE Castilla y León considera que la Atención Primaria, puerta de entrada al sistema sanitario, debe contar con más profesionales como enfermeras y fisioterapeutas. Las competencias de estos profesionales (cuidados, seguimiento de pacientes crónicos, promoción y educación para la salud) suponen ofrecer una mejor asistencia, aumentando los niveles de salud de la población, lo que a su vez disminuye la demanda del nivel hospitalario (con menos saturación en las urgencias hospitalarias) y lo que implica una reducción del gasto sanitario.

SATSE también recuerda que se deben sustituir las bajas y permisos de este personal y que las ratios de pacientes por enfermera sean menores y adecuadas según criterios poblacionales y sociosanitarios. De este modo, se acabaría con situaciones como las de enfermeras y enfermeros que tienen que atender a cupos de más de 3.000 pacientes porque se ven obligados a asumir su trabajo y el de los compañeros ausentes.

 

SATSE insiste en que las autoridades sanitarias regionales deben responder a las necesidades y demandas de las enfermeras y fisioterapeutas para mejorar la atención que prestan a los/as ciudadanos/as.

Este Sindicato sostiene que debe contarse con la experiencia y opinión de los profesionales de enfermería y fisioterapia a la hora de realizar una ordenación y planificación de la Atención Primaria y establecer una dotación presupuestaria específica y diferenciada para AP en los presupuestos del servicio de salud; la mejora de los medios, organización y procesos asistenciales para hacerla más resolutiva, y el diseño de un modelo real de trabajo multidisciplinar que contemple expresamente los protocolos de derivación entre profesionales y la participación de todos los colectivos en la toma de decisiones.

SATSE defiende que estos profesionales enfermeros dispongan de una cartera de servicios propia y diferenciada, dotando así a la Consulta de Enfermería de mayor autonomía y que los pacientes puedan elegir a su enfermera.

Otras de las medidas que propone SATSE Castilla y León y que mejorarían este nivel asistencial en beneficio de la asistencia a los ciudadanos son: los programas de visita domiciliaria y de atención a pacientes crónicos, inmovilizados y terminales -especialmente en una Comunidad como la de Castilla y León, con una población muy envejecida y dispersa en el territorio-; mejorar la coordinación entre niveles asistenciales sanitarios y con los servicios sociales mediante la enfermera gestora de casos, impulsar el papel de la enfermería en la atención comunitaria o la implantación generalizada de la figura de la enfermera escolar.

Para SATSE, que haya una enfermera o enfermero en todos los centros educativos también redundaría en una mejora de la Atención Primaria, puesto que no se sobrecarga a los centros de salud del trabajo que puede realizar esa enfermera escolar directamente en cada centro educativo.