Las malas condiciones laborales de Enfermería dejan bajo mínimos de asistencia los centros de Servicios Sociales de CYL

08 julio 2019

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Castilla y León denuncia los problemas que están teniendo las residencias que dependen de la Gerencia de Servicios Sociales de esta Comunidad (de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades) para encontrar enfermeras que cubran incidencias, bajas, vacaciones, permisos y reducciones de jornada del personal enfermero de estos centros. 

Estos centros no encuentran enfermeras para cubrir esas ausencias debido a las malas condiciones laborales y retributivas de este personal de la Junta de Castilla y León, lo que en algunos casos provoca que estén trabajando por debajo de los mínimos de personal enfermero requerido y con el resto de enfermeras sobrecargadas de trabajo.

SATSE denunció hace unos días el problema existente en el Centro de Atención a Discapacitados Psíquicos (CAMP) de Palencia, donde, de dos enfermeras con que debía contar en su turno de mañana, tenía una solo. También en otros centros de la Comunidad se están produciendo problemas para realizar sustituciones porque la Gerencia de Servicios Sociales no encuentra personal que las cubra, como es el caso del CAMP de Burgos, donde esto produce que se quite la enfermera del turno de noche y a ese personal se le traslade a hacer turnos de mañanas y tardes, con la consecuencia final de que estas enfermeras acaban debiendo horas a la Administración (por cada tres noches que no hacen deben un día).

También hay solo dos enfermeras en la Residencia de Miranda de Ebro, dejando 2 enfermeras de mañana y una de tarde, en lugar de 3 y 2, que son los mínimos habituales. En la Residencia de Cortes de Burgos se han contratado 3 enfermeras en lugar de 4, como se pedía por necesidades del servicio, y no han denegado vacaciones pero peligra el que los profesionales puedan disfrutar de los días por antigüedad y los generados por la jornada de 35 horas estivales.

En la Residencia Asistida de Segovia están pendientes de cubrirse dos periodo de vacaciones y hay dos bajas sin cubrir, por lo que ese trabajo se está haciendo con el resto del personal argumentando “necesidades de servicio”.

En el Campyco de Béjar (Salamanca), no encontraban enfermeras y desde SATSE Salamanca avisaron a los profesionales que estuvieran interesados para que se apuntaran en el Ecyl. También en la Residencia de San Juan de Sahagún, que cuenta con una plantilla de 8 enfermeros, no encuentran un profesional enfermero para cubrir las vacaciones de una de las dos enfermeras que las disfrutan ahora (solo tienen un contrato de verano) porque los enfermeros a los que llaman renuncian o tienen otro contrato. Si no se hace ese segundo contrato, el resto de compañeros tendrán que hacer coberturas de necesidades.

El Camp de Salamanca dispone de una plantilla de 4 enfermeras. En la actualidad solo tienen un contrato de verano para cubrir una de las dos vacantes de vacaciones y si no contratan a otro profesional, el resto de enfermeros del centro tendrán que realizar esa cobertura de necesidades.

En concreto en este centro ha estado de baja una enfermera durante tres semanas del mes de junio y esa ausencia no se ha cubierto porque tampoco encontraban a profesionales para ello.

 

Igual situación se vive en el CAMP de Soria, donde se necesita cubrir el periodo vacacional de 17 de junio a 16 de septiembre de 2019 (3 meses). No ha sido posible encontrar ninguna enfermera interesada. Incluso la Escuela de Enfermería de Soria ha enviado una oferta masiva a los alumnos que han cursado 4º este año, y sin éxito. Este hecho conlleva la reducción de enfermeras en cada turno y reducción de fines de semana libres. Si se mantiene esta situación, les han comunicado a las enfermeras del centro que los periodos vacacionales correspondientes al mes de agosto se pueden ver modificados.

Hay provincias, como la de Valladolid, que ha sido SATSE el que ha lanzado una información a los estudiantes que han acabado este año sus estudios universitarios para que, si estaban interesados, pudieran optar a esos puestos y a qué oficina del Ecyl debían dirigirse.

SATSE critica que la Administración no cuide al personal de Enfermería de estos centros. Este Sindicato lleva tiempo denunciando –la última protesta se produjo el pasado 7 de mayo ante las Cortes de Castilla y León- que las condiciones laborales de las enfermeras que dependen de la Gerencia de Servicios Sociales de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades son muy pobres, con jornadas de sobrecarga, pocos descansos, dificultad para conceder permisos o hacer cambios... Asimismo, las funciones de enfermería no están delimitadas, lo que hace que las enfermeras no sientan que progresan profesionalmente en este último ámbito.

La bolsa de empleo es totalmente inoperativa, ya que deriva de procesos selectivos y estos no son habituales. Además, cuando una enfermera que está en la bolsa no acepta un contrato ofrecido por la Junta porque está trabajando en otro lugar donde cuenta con condiciones laborales mejores, la Gerencia la elimina de la bolsa. Asimismo, se ha regulado la bola abierta y permanente de personal laboral de la Junta de Castilla y León, pero no se ha convocado para Enfermería.

Además, la jornada de estos profesionales no contempla una ponderación de las noches trabajadas que les minore el cómputo anual de jornada como recomienda el Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, y sus condiciones retributivas son perores que las de las enfermeras de Sacyl.

Otro de los motivos que hacen que los profesionales de Enfermería rechazan cubrir estos puestos de Servicios Sociales es que el tiempo trabajado para esta Gerencia solo puntúa un 50% del de Enfermería en Sacyl en los procesos selectivos y bolsas del Sistema Nacional de Salud.

SATSE considera que no es de recibo que esta situación no se haya previsto previamente y que año tras año suceda lo mismo, no sólo por las implicaciones que tiene para las enfermeras, sino también por las graves consecuencias que tiene para la atención a los residentes del centro. Si se mejoraran estas condiciones laborales, no sólo no habría problema para encontrar enfermeras sino que serían las propias enfermeras las que solicitarían trabajar en los centros de Servicios Sociales.

SATSE dice que es paradójico que sea en centros que dependen de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades donde se esté dando esta situación de falta de conciliación familiar y laboral para las enfermeras, cuando debería ser esta la administración que más cuidara este extremo.