SATSE Palencia rechaza que la UVI del Complejo se convierta en unidad de gestión clínica

28 julio 2017

Hospital Río Carrión de Palencia

El Sindicato de Enfermería, SATSE, de Palencia manifiesta su desacuerdo con que el servicio de la UVI del Complejo Asistencial se convierta en una unidad de gestión clínica, puesto que esta figura de gestión tiene unas consecuencias negativas para las condiciones laborales de las enfermeras y puede incidir negativamente en la asistencia sanitaria si sólo se priman los objetivos económicos.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email

SATSE Palencia ha tenido conocimiento de que la UVI puede transformarse en una unidad de gestión clínica, una decisión que sorprende a este Sindicato, ya que le consta que no cuenta con el apoyo mayoritario del personal de la unidad.

Nos sorprende que en un hospital como el de Palencia se vaya a implantar este sistema de gestión, ya que las cifras de resultados asistenciales que se manejan son buenas, como las de las listas de espera en este Complejo. A pesar del cierre de camas, del bajo índice de sustituciones de los profesionales, de la gran carga de trabajo que padecen, su esfuerzo ha hecho que los resultados asistenciales sean muy buenos. Incluso, el pasado mes de febrero, el equipo directivo de Sacyl en Palencia fue galardonado con el Premio a la Sanidad de Castilla y León.

Es más. La propia Consejería de Sanidad reconoce estos datos en el canal de “Transparencia” del portal de Salud de Castilla y León, donde figuran los Indicadores de calidad percibida, y en ellos, la Encuesta de Satisfacción con la hospitalización en 2015. En ella se refleja que un 94,90% de los pacientes aseguran que la satisfacción global con la atención recibida es buena o muy buena, que se han cumplido sus expectativas en un 95%, que un 94% de los encuestados volverían a este hospital si pudieran decidir y que la satisfacción global con la estancia en el Complejo Asistencial de Palencia alcanza una puntuación media de 8,47%, en una escala de 1 a 10.

Si el sistema de gestión empleado hasta ahora funciona bien de cara a la asistencia sanitaria, SATSE se pregunta por qué hay que cambiarlo y cuáles son los motivos que mueven a ello: ¿hay que primar a toda costa las unidades de gestión clínica con independencia de los resultados asistenciales que haya habido hasta ahora?

SATSE considera que las unidades de gestión suponen un retroceso profesional para las enfermeras, puesto que con la normativa anterior a esas unidades, existe una Dirección de Enfermería que es quien gestiona los recursos humanos enfermeros, pero con la unidad de gestión, la enfermería pasa a depender del jefe de servicio, relegando su potestad solo a una pacerla de sus competencias, la de los cuidados, y dejándola con nula capacidad de gestión.

Además, SATSE Palencia recuerda que está en contra de estas unidades porque se dice que se crean a iniciativa de los profesionales que trabajan en los servicios hospitalarios, lo que no es cierto. Surgen de la iniciativa del jefe de servicio y SATSE tiene constancia de que la decisión no ha partido de los profesionales que trabajan en el servicio. SATSE muestra su temor, como se lo hacen llegar los profesionales, por el hecho de que los niveles de autonomía de gestión que se van adquiriendo en la unidad con el tiempo de funcionamiento de la misma supongan que aumente la potestad del jefe de servicio para decidir sobre cuestiones laborales de las enfermeras. Así, la normativa que las regula añade a las funciones del director de la unidad “cualquier otra función que le sea atribuida”, lo que supone darle una carta blanca en cuanto a poder de decisión.

Asimismo, el decreto que regula las unidades de gestión establece que no habrá aumento de puestos de trabajo en el servicio, pero sí “adecuación de la plantilla orgánica”, lo que, unido a que el gran objetivo es el ahorro de costes económicos, puede implicar un menor número de enfermeras trabajando en ese servicio.

SATSE recuerda que ya hay constancia del descontento de los profesionales enfermeros que trabajan en las unidades de gestión clínica que ya funcionan en Castilla y León y, de hecho, todos aquellos que disponen de una plaza fija, las están abandonando para ir a trabajar a otros servicios y centros sanitarios. La experiencia nos está diciendo, según SATSE, que las unidades de gestión no son buenas para el personal de enfermería.

El decreto que regula estas unidades sostiene que una unidad de gestión es una “agregación eficiente de profesionales”, ante lo que cabe preguntarse qué era el sistema que había hasta ahora, si los resultados están siendo buenos en términos de eficiencia para los recursos humanos enfermeros de que se dispone.

Asimismo, SATSE Palencia también rechaza estas unidades porque no está claro, con este nuevo sistema, cómo queda el derecho de representación sindical de que disponen los trabajadores de los servicios transformados en UGC: ¿los representantes de los trabajadores negociarán las cuestiones laborales con el director de la unidad o con el gerente del Complejo?

SATSE deja constancia, además, de que no se puede someter a un servicio sanitario tan sensible y complejo como es una UVI a una forma de gestión como esta, que siempre va a poder ser susceptible de primar el ahorro económico sobre las necesidades asistenciales o las condiciones laborales y profesionales de los trabajadores de la misma. Si no, si el sistema actual da buenos resultados, como se constata, no se cambiaría.

SATSE Palencia ya ha comunicado al equipo directivo del Complejo Asistencial su negativa a aceptar esta forma de gestión, y emprenderá todas las acciones posibles para lograr que no salga adelante.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email