SATSE Castilla y León pide al consejero que deje de coaccionar a la Enfermería para que incumpla la legalidad

04 octubre 2017
Prescripción de la Enfermería

El Sindicato de Enfermería, SATSE, de Castilla y León exige al consejero de Sanidad que deje de coaccionar a las enfermeras para que incumplan lo establecido por la legislación vigente con la vacunación de la gripe y que no siga engañando a la población con su discurso, ya que hay un Real Decreto que prohíbe que un profesional de enfermería pueda vacunar sin prescripción médica previa y una sentencia así lo ha establecido.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email

SATSE ha constatado que el documento nacional al que se refería ayer el consejero para justificar su posición es solamente un escrito colgado en el portal web de Salud de la Comunidad que no está firmado por nadie y que carece de cualquier validez legal. SATSE sigue recordando que hay un Real Decreto que establece la obligatoriedad de que la enfermera cuente con una prescripción previa e individualizada de un médico para que pueda administrar una vacuna a un paciente.

El consejero de Sanidad, con sus declaraciones, está coaccionando a los profesionales enfermeros para que se salten la legislación vigente, un hecho muy grave por tratarse de un cargo público del que dependen esos trabajadores. Les coacciona para cometer una ilegalidad a sabiendas de que sí puede tener unas consecuencias legales para esos profesionales. Antonio Sáez Aguado está poniendo a los pacientes, a la opinión pública, en contra de los profesionales enfermeros, cuando hay una legislación que hay que cumplir.

Por este motivo, SATSE pide responsabilidades políticas para el consejero, que sigue insistiendo en que los enfermeros deben cometer una ilegalidad, como ha recordado recientemente el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que en una sentencia recordaba que unas instrucciones que obligan a vacunar sin prescripción del médico son ilegales porque contravienen el Real Decreto nacional.

Es un asunto del que SATSE lleva advirtiendo dos años (el Real Decreto se aprobó en 2015) y este consejero y el Ministerio de Sanidad lo podrían haber solucionado antes, pero no ha habido voluntad política para ello. Se les ha echado el tiempo encima y ahora quieren delegar toda la responsabilidad en los profesionales de enfermería. ¿Si surge un problema de salud derivado de la administración de la vacuna en estas condiciones a un paciente el consejero respaldará al profesional afectado? Muchos nos tememos que no. La responsabilidad la asumirá directamente el profesional.

Respecto a sus declaraciones sobre que se vacuna a pacientes sanos, SATSE se pregunta qué sucede con los crónicos, los inmunodeprimidos o las personas con enfermedades cardiacas, etc. El consejero de Sanidad no puede seguir confundiendo a la población.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email